Trenza de pan de leche

Panes y masas Recetas

6 de septiembre de 2017

Pasar por delante de un panadería a primera hora de la mañana es una tentación difícil de resistir. ¿No te parece? 😉 El olor de pan recién salido del horno es… ¡terrible para alguien tan fanático del pan como nosotras!

Una receta ideal para los peques de la casa

Con la vuelta al cole a la vuelta de la esquina nos parecía ideal preparar una receta relacionada con los peques de la casa. Porque para su desayuno nada mejor que algo casero, que hasta podéis preparar juntos. Podrá llevárselo al cole y así los primeros días, que a veces pueden ser un poco difíciles, le pasarán más llevaderos 🙂

Trenza de pan de leche ideal para merendar

Nosotras, que no tenemos niños a quienes preparar esta deliciosa trenza de pan de leche, nos la preparamos a veces para nosotras mismas. La verdad es que no es necesario tener una excusa para disfrutar de esta súper receta y disfrutar, nosotras también, como niñas 😛

Nada como el pan de leche hecho en casa

Como en todas las recetas de pan lo único que vas a necesitar es un poco de paciencia para que la masa fermente. ¡Si consigues superar este paso… no tiene ningún misterio! Y el resultado es espectacular: la trenza de pan de leche queda bien tostada de fuera pero, por dentro, es suave y blanda como una nube! 

Trenza de pan hecha en casa

Si, como nosotras, preparas una trenza de pan de leche bastante grande podrás tener pan durante unos días, siempre que la tapes bien. Así tendrás una manera fantástica de poder comer delicioso pan sin tener que salir de casa 🙂 Y, no hace falta decirlo, el hecho de saber que lo has hecho tu misma le añade un extra de ganas de comer esta trenza!

Trenza de pan de leche
Autor: 
Cocina: Masas y dulces
Tiempo de preparación: 
Tiempo de cocción: 
Tiempo total: 
Cantidad: 1 trena grande
 
Ingredientes
  • 250 ml de leche
  • 50 g de mantequilla
  • 500 g de harina de fuerza
  • 50 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de sal
  • 12 g de levadura para pan
  • 1 huevo
Paso a paso
  1. Derrite la mantequilla con la leche en un cazo a fuego bajo. Una vez derretida, déjalo enfriar.
  2. Tamiza la harina en un bol y añade la sal, el azúcar y la levadura. Mézclalo.
  3. Haz un hueco en medio de los ingredientes secos (es decir, de la mezcla de harina, sal y azúcar) y en medio pon el huevo batido y la mezcla de la leche y la mantequilla. Mézclalo todo bien hasta que se forme una masa que se despegue de los laterales del bol.
  4. Deja la masa en el bol recubierto con papel film y déjalo reposar durante 45-50 minutos o hasta que veas que la masa ha doblado su volumen.
  5. Divide la masa en tres partes iguales y haz tres rollitos de unos 3-5 cm de diámetro. Pon los tres rollitos de lado y une las tres puntas del final (las que te queden más lejos). Entonces haz una trena con los tres pollitos.
  6. Una vez ya tengas la masa en forma de pan, pintala con un poco de huevo o leche.
  7. Hornéala a 200ºC durante unos 50 minutos. Un consejo: si pones un poco de agua en una bandeja en la parte inferior del horno ayudarás a crear vapor y la masa crecerá mejor 🙂

Leave a Reply